¿Para quién es la terapia de ultrasonidos Ultraformer?

Si su deseo es reducir la flacidez y la grasa localizada y combatir los efectos del envejecimiento en su cuerpo y en su rostro, necesita saber qué es Ultraformer y cuáles son sus beneficios. El procedimiento no quirúrgico ofrece resultados significativos desde la primera sesión, sin necesidad de largos periodos postoperatorios que interfieran con las actividades diarias.

¿Qué es Ultraformer?

Ultraformer es un innovador tratamiento facial y corporal que utiliza ultrasonidos micro y macrofocalizados para tratar la flacidez y la grasa localizada en el cuerpo y la cara. La tecnología, ajustable a las necesidades de cada paciente, favorece una especie de lifting facial y muestra el contorno corporal con comodidad y seguridad, sin que el paciente tenga que abandonar sus actividades cotidianas. Es un procedimiento no quirúrgico, que se puede realizar en la consulta con la aplicación de un anestésico tópico, y que permanece en el rostro durante unos 20 minutos para garantizar el efecto deseado. El tratamiento es totalmente personalizado. La aplicación se realiza con un transductor, con puntas y energía elegidas y controladas por el médico para garantizar los mejores resultados para cada paciente. Este tratamiento es ideal para los pacientes que desean resultados expresivos, pero que tienen poco tiempo en su agenda. 

¿Cómo funciona el Ultraformer?

El procedimiento actúa sobre la capa SMAS de la piel, la misma capa que eliminan los cirujanos plásticos durante un lifting facial. El dispositivo envía pulsos cortos en la zona para estimular la producción de colágeno, lo que garantiza una piel más firme en la zona de las mejillas y el cuello y reduce la flacidez en la zona de los ojos. Tras la aplicación en la cara, puede producirse una ligera hinchazón, especialmente en la zona de los ojos, que puede persistir hasta 3 días. También es habitual sentir un peso o una ligera molestia en los músculos faciales, especialmente cuando el paciente se toca la piel para lavarse o aplicarse crema hidratante. Pero no habrá cambios visibles en la epidermis. El procedimiento no es indoloro, pero la gran mayoría de los pacientes consideran que el dolor de la aplicación es bajo. El Ultraformer también es perfecto para los tratamientos corporales. El aparato calienta la piel hasta llegar a la fascia muscular, estimulando el colágeno, provocando la contracción del tejido y destruyendo la grasa localizada. El tratamiento facial puede variar de 1 a 3 sesiones en caso de flacidez más intensa. Por otro lado, el cuerpo requiere una media de 3 sesiones, que deben realizarse con un intervalo de 4 semanas entre ellas. Además, es un procedimiento con efectos inmediatos. Los resultados pueden verse después de la primera sesión y se hacen más evidentes en 3 meses, durante los cuales dura el estímulo del colágeno.

¿A quién va dirigido Ultraformer?

El procedimiento está indicado para hombres y mujeres que no están satisfechos con los efectos del envejecimiento en la piel del rostro o que simplemente desean combatir la flacidez de la zona. A partir de los 30 años, se recomienda una sesión anual de las zonas faciales como medida preventiva. Para los pacientes de más de 40 años, puede realizarse en más de una sesión y combinarse con tratamientos como el ácido poliláctico o el ácido hialurónico, según el grado de flacidez. El Ultraformer también es perfecto para los tratamientos corporales. El aparato calienta la piel hasta llegar a la fascia muscular, estimulando el colágeno, provocando la contracción del tejido y destruyendo la grasa localizada. El tratamiento corporal está indicado para personas con flacidez leve o grasa localizada, realizando siempre un mínimo de 3 sesiones con un intervalo de 4 semanas, que pueden combinarse con otros tratamientos dependiendo de la gravedad del caso.

¿Cuáles son las ventajas del procedimiento?

Al ser un procedimiento no quirúrgico, el Ultraformer llega a capas específicas de la piel sin dañar la epidermis. El tratamiento deja una impresión inmediata, gracias a las ligeras contracciones en la piel. Los resultados siguen apareciendo durante los 3 meses siguientes. Previene el envejecimiento, retrasa los efectos de la edad, mantiene un aspecto natural y sin cambiar la estructura del rostro. El colágeno de la zona objetivo se remodela como parte del proceso de cicatrización en las 6 semanas siguientes al tratamiento, lo que conlleva una mejora continua de los resultados durante este tiempo. Al tratarse de una terapia no invasiva, permite volver a las actividades cotidianas inmediatamente después de la sesión. Cada sesión dura aproximadamente 15 minutos y puede durar hasta 50 minutos.

Alisado brasileño: ¿cómo hacerlo uno mismo?
¿Qué máscara elegir para un rostro luminoso?